Juan Tirado
<Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.>

 

N.D.R... Después de haber amenazado con demandar al "Noti-Yunes" que lo ventaneó a 8 columnas por andar escondiendo todos los millones que se ha comido como Secretario de Gobierno, Eric Cisneros Burgos desapareció del mapa político y mediático de Veracruz ante la andanada de críticas de talla internacional que generó su actitud nuevamente de represión e intimidación hacia los medios de comunicación de Veracruz.

Lo que se sabe por funcionarios cercanos a la SEGOB es que la ausencia obligada "hasta nuevo aviso" fue por instrucciones directas de Rocío Nahle (Su verdadera jefa), ya que esperan que el escándalo generado por Cisneros Burgos se enfríe con la ausencia de este, y no afecte aún más a MORENA de cara a la elección del domingo 6 de junio.

Lo que también se filtró desde Palacio de Gobierno fue que Cisneros Burgos se fue directo a la Ciudad de México a exigirle al Procurador Fiscal de la Federación que modificara su expediente e investigación para poder salir a decir que está "limpio" y que lo publicado fueron puras injurias y diatriba de Yunes Linares y su socio Alfonso Sales Fernández.

Pero también se sabe que la respuesta no fue la que esperaba el nativo de Baja California, ya que el Procurador Fiscal de la Federación, así como la Subprocuraduría Fiscal Federal de Investigaciones y la Dirección General de Delitos Fiscales, le dijeron a Cisneros Burgos que debía solucionar su problema y regularizarse de inmediato, ya que de lo contrario la investigación por defraudación fiscal y contrabando seguiría su curso legal como se haría contra cualquier contribuyente, afrontando los efectos legales de no solucionarlo.

Mal y de malas para el segundo de abordo en el Gobierno de Veracruz, sus valentonadas, sus amenazas, su represión y sus intimidaciones, le están pasando factura, y ni desde el propio gobierno federal parece que lo vayan a ayudar. 

Rocio Nahle debería moverlo de inmediato, llevárselo con ella a la SENER, o incrustarlo en alguna empresa paraestatal bajo su mando como Pemex o CFE, pero sacarlo de inmediato del Gobierno de Veracruz, antes de que acabe por sepultar a Morena y a sus candidatos de cara al 6 de junio.