Scotland Yard
<Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.>

 

Veracruz, Ver. 15 Febrero 2018.- Una vez más empeñado en evadir la responsabilidad de su administración en los casos recientes de violencia, que incluyen asesinatos y desapariciones forzadas, el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares continúa haciendo exactamente lo mismo que hacía su antecesor en el cargo y al que tanto criticaba, Javier Duarte de Ochoa: Enlodar y Criminalizar a las víctimas y a los desaparecidos.

Luego de que ayer en el noticiero de la periodista Denise Maerker en Televisa se presentara una nota en la que se señala a policías estatales como los responsables de la desaparición de cuatro jóvenes en el puerto de Veracruz desde el pasado 3 de febrero, un Yunes hábil para lavarse la cara de inmediato lo negó, y fue más allá, aseguró que una de las víctimas se contactó con un integrante de la delincuencia organizada desde un motel en el que, según él, tenían una fiesta sexual denominada (swinger).

Suponemos que había cámaras con transmisión en vivo desde dicho motel directamente transmitiendo a la oficina de Winckler o del propio Yunes para hacer tal afirmación.

Pero Yunes Linares volvió a ir más allá en su declaración, y se aventó una perla de esas que acostumbra declarar ante los medios de comunicación pensando que los ciudadanos son unos mongoles.

Ante los señalamientos de colectivos de búsqueda de desaparecidos que señalan que la policía estatal (ahora bajo el mando de Yunes) continúan plagiando y desapareciendo personas, Yunes Linares reconoció que “yo le he pedido al fiscal, dentro de su autonomía plena que tiene para actuar (Ni que Winckulin fuera su empleado, ¿verdad?), que a quien declare eso lo llame a testificar, y formalmente ante la FGE aporten todos los datos sobre dichas declaraciones”.

O lo que es lo mismo: al gobernador ya le “llenaron el buche de piedritas” las críticas, y continuará usando a la “autónoma” Fiscalía y al todavía más “autónomo” “Winckulin” como arietes para amedrentar a quien se atreva a señalar las barbaridades que continúan sucediendo en Veracruz, ahora bajo su grisaceo mandato.

Ni hablar Yunes Linares se ha convertido lamentablemente en un Javier Duarte “remasterizado”.

Como no recordar años atrás cuando Yunes Linares ponía el grito en el cielo cuando Duarte de Ochoa, o Bermúdez o Fisculín enlodaban y criminalizaban a las víctimas o desaparecidos que ya no podían defenderse.

O cuando se declaraba que las víctimas no estaban desaparecidos (as), si no que se escapaban con el novio (a) sin avisar. Yunes Linares explotaba en sus redes sociales en contra de quienes declaraban eso.

Ahora Yunes y Winckler lo vuelven a hacer, pero de forma más cínica y maquiavélica, con excusas de ligas con los malosos, con encuentros y horchatas, fiesta de sexo en moteles.

Ahora a diferencia de aquellos años donde un Yunes candidato ponía el grito en el cielo, ahora nadie le reclama como él lo hacía con el Gordo y sus secuaces, y si alguien se atreve a hacerlo pues el gobernador del cambio en forma colérica y vengativa les lanza a la FGE y a su Winckulin para amedrentar y acallar las críticas a su pésima administración estatal, y a la deplorable impartición de justicia y seguridad para los veracruzanos.

Ese es el gobierno del cambio por el que votaron los veracruzanos, a nosotros nos parece que es más de lo mismo, incluso de un modo remasterizado y más agresivo a lo que veníamos padeciendo con Duarte & Cía.

Y así le quieren dar continuidad a este "gobierno del cambio", heredandole el poder al hijo de este personaje.

AGUAS!!!