Crucero Político
José Luis Loyo Ochoa

 

LOS HUMANOS QUE CREEMOS FORMAR LA VIDA EN ÉSTE PLANETA SOMOS UNOS TÍTERES SIN RACIOCINIO EN CONTRA DE UNA PANDEMIA.        J. L. L. O.   29/03/21 

 

Veracruz Baches, Ver. Mx. Sin duda alguna el vendarse los ojos para combatir en contra de  un enemigo, es algo que motiva a risa y se vuelve irónico, esas aventuras solo se miran en los cines orientales, donde la estrella vuela y atraviesa paredes con pies y con las manos y no siente ningún dolor, pero fuera de esas cámaras de ciencia ficción, cuando les pica uno de los mosquitos de esos que se dan por acá, se rascan como desenfrenado y tratan hasta con el mazo matar a ese mosquito. Y bien, acá en lo natural y lo humano estamos igual en nuestra GUERRA en contra de ese cruel enemigo que se conoce como el CORONA VIRUS, a quien sabemos que existe pero hasta ahora nadie le ha podido ver. Ese cruel enemigo está en todo el globo terráqueo atacando a sus enemigos que somos los humanos, ello sin que, hasta la fecha hayamos podido ganarle una sola batalla, y nosotros los humanos somos los enemigos más necios que ese CORONA VIRUS haya encontrado en su camino, cuando han hecho una vacuna con la cual, los científicos humanos creen poder vencer a ese enemigo, a la vuelta de la esquina el jurado enemigo se ríe a carcajadas de nuestra especie. Ahorita estamos viviendo otra historia más de ésta guerra contra esa PANDEMIA, estamos dando vivas y hurras por una vacaciones que, como sabemos, son a nivel mundial, las estaciones de autobuses, los aeropuertos tanto nacionales como internacionales igualmente están a toda su capacidad, y sin nos acercamos a las zonas de esparcimiento como son las playas, los ríos, las zonas de las montañas y todo lo que represente gozar de vacaciones, están en sus máximas capacidades de servicios. En otras palabras, a los pueblos les importa monja el ataque de ese enemigo llamado CORONOA VIRUS, y como físicamente no le conocen ni saben que, cuando les ataque como habrán de quedar, se dedican a la dolche vita con sus familiares gozando sin parar, y como hemos visto con ésta Semana Santa ya dos veces, los gritos de arrepentimiento estarán a todo pulmón cuando éstos días de asueto hayan dado a su fin, y ese fin será tanto de ese asueto como de las vidas de muchos de esas personas que, tan imprudentemente se fueron a vacacionar con todo y familia. Esta es una verdad y más que verdad, es una historia repetitiva, y su repetición con ésta Semana Santa serán de dos años consecutivos, dos años seguiditos donde ni podrán decir; ¡Yo no lo sabía!, creía que ya le habían ganado la guerra, y ahora llevo a dos o  tres familiares de regreso a casa y al panteón, pero oh amigo, mucho cuidado si usted quiere o trata de decirle algo en aviso a su proceder, hasta a golpes se le van encima, le dicen que las playas son del mexicano y no los pueden correr de ellas. En fin apreciado lector, como decían  los abuelos, ¡Cuando el buey es buey, hasta la coyunta lame! Y ya por hoy aquí le cerramos para que no vayan a refrescarnos nuestra MONJA por metiches, y dejamos como siempre los medios a servirle: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Twitter @loyo_ochoa

Facebook (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) Portal de internet www.cruceropolitico.com.mx 

Y le damos las gracias por el favor de su atención.

 

Y COMO DECÍAN LOS ABUELOS CUANDO EL PUEBLO SE PONÍA DE NECIO, EL QUE ES BUEY HASTA LA COYUNTA LAME.          J. L. L. O.   29/03/21

 

Tenemos casa departamento o terreno en: Costa de Oro, Jardines de Virginia, El Dorado o cualquier lugar de la zona conurbada Veracruz/Boca del Río, y un terreno de una Hectárea de terreno en la calzada Adolfo Ruiz Cortines casi enfrente del café de los 200 años. Su amigo José Luis Loyo Ochoa y mil Gracias.