Crucero Político
José Luis Loyo Ochoa

LOS MEXICANOS HEMOS APRENDIDO A VIVIR CON EL MIEDO A LAS MAFIAS Y TAMBIEN AL PÉSIMO GOBIERNO, DOS MALOS MALES.           J. L. L. O.

 

Veracruz, Ver. Mx. Hablar de las etapas en un País que, supuestamente está en su cuarta y quizá última de sus etapas, es hablar de DUELOS, de días aciagos que habrá de darle como si fuera poco lo pasado, más hambres y penurias al pueblo, existe algo que, quienes somos un poco más reacios a promesas nos enredamos en buscarle conciencia a las promesas de campaña, y en ese escudriñar incluimos ganadores y vencidos, ello porque los vencedores y los vencidos lanzaron, en sus campañas, promesas cual si fueran confetis y serpentinas a repartir, y como pueblo que supuestamente cada día somos más pensantes, pasadas toda algarabía es cuando hacemos mentalmente el recuento de esas promesas, sobre las que el ganador hizo, las de los perdedores, aunque suene cruel, ni quien se acuerde, pero resulta que todas las promesas, del bando que sean tuvieron tan igual sonido que parecería fuera una misma pluma su escribano, incluso si se le pusieran música a dichas promesas sonaría  CONCIERTO PARA UNA SOLA VOZ, así de sencillo, el meollo de esas promesas estriban en que, ese pueblo supo con sus promesas que será el receptor de todo lo bueno, que malos y perversos se esfuman después de esa campaña, al menos en suposiciones es la creencia generalizada, y la verdad que es hasta bonito ver a Juan Pueblo feliz, soñando la felicidad en su trabajo, en su hogar y lo mejor, en su PATRIA.

Pero mucho ojo, todas las promesas son eso, promesas que nadie sabe si las veremos cumplidas por quienes las hicieron, toda promesa no es nada concreto hasta que no se mira alrededor de uno mismo, y cuando les vemos la hechura entonces podemos expresar; “Promesa cumplida”, pero solamente con la vista que nos permita corroborar el hecho. Hasta el día que corre Juan Pueblo ha vivido de promesas, mismas que, también hasta el día que corre nadie ha podido aseverar que le han cumplido a éste Juan Pueblo. Nuestro País, ahora llamado República Mexicana ha sido desde hace varios cientos de años lago y río de promesas, lago cuando las lanzan y el Río cuando, con la corriente de ese río se va sin volver atrás, así tan pueril los políticos, que al pueblo han dormido pidiéndole su sufragio, hemos pasado de sueño en sueño esperando el cumplimiento de las tantas y tantas promesas de y en cada campaña. Lo triste y penoso de todo es resumido en una pregunta; ¿Seguiremos infantilmente esperando ver cumplida cada promesa de los políticos?. Y todo parece indicarnos que sí, que seguiremos cual niños en una infancia eterna esperando ver cumplidas esas promesas. Quizá y seguramente hoy estemos escribiendo tonterías, tanto como las promesas de los políticos, pero la verdad es que, de tanto vivir las mismas tonterías hemos terminado igualmente idiotizados, la pluma se niega a dejar de divagar y le da rienda suelta la incongruencia que brota, cual idiotizado caminante, sin rumbo ni cabal ni fijo. Temiendo sumirlo a usted en nuestro deambular por un espacio sin rumbo, mejor hasta aquí le dejamos éste estéril y escabroso espacio.

Por lo tanto como siempre les dejamos los modernos medios para tratar de servirles como siempre: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Twitter @loyo_ochoa, Facebook (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)  y su portal de internet donde podrá externar sus quejas o sugerencias: www.cruceropolitico.com.mx 

 

P.D. (1) Nuestro México con las clases políticas que hemos venido padeciendo nos viene convirtiendo en un grande e inmenso manicomio donde los cuerdos no tienen lugar.

 

P.D. (2) Si busca cas o terreno en: Costa de Oro, El Dorado, Jardines de Virginia o cualquier lugar de la zona conurbada Veracruz/Boca del Río, estamos a sus órdenes en el celular 2291 329114. Su amigo José Luis Loyo Ochoa. Y por el favor de su atención mil Gracias.