Redes Sociales
Anonimo

Hola, soy Carlos, profesor Universitario y de Postgrados del Departamento de Arquitectura, Urbanismo e Ingeniería Civil en la Universidad Iberoamericana, y como muchos de ustedes saben, soy venezolano.

 

Noto mucha preocupación en mis alumnos, compañeros docentes y amigos mexicanos, por el inminente triunfo de López Obrador en las próximas elecciones, lo comentan en el salón de clases, en las reuniones de profesores, en una reunión de amigos, lo externan en cadenas de WhatsApp, en redes sociales, etc.

 

Como un testigo de la instauración del régimen chavista en mi país, del cual huí, pero también como un residente en México por ya varios años, les tengo 2 noticias, como buen cliché, la mala y la buena.

 

La mala es que se debieron preocupar antes y no ahora que tan solo falta un mes para la elección, el triunfo de López Obrador es inevitable, lo más peligroso quizá no sea su llegada a la Presidencia sino que llegará con la mayoría en las dos cámaras lo que le permitirá hacer literalmente lo que le dé la gana, como lo hizo Chávez en mi país, la indiferencia de ustedes mismos los ha llevado a colocarse en esta situación, hasta ahora que lo ven cerca empieza a correr el miedo por sus venas y empiezan a pensar, ahora sí, en el México que le van a dejar a sus hijos y próximas generaciones.

 

Las similitudes son impactantes, los mismos discursos, las mismas bromas de mal gusto en los debates, los mismos insultos a sus oponentes, las mismas promesas, la misma narrativa, el mismo modelo económico plagado de ocurrencias, el mismo poder de seducción tras un discurso romántico para el pueblo pero sin fondo para el país, bueno, hasta el mismo uniforme de baseball que vistió no sólo Chávez, sino también Maduro, Evo Morales y Fidel Castro, lo que veo hoy en México lo vi en Venezuela antes del año 2000.

 

Sinceramente no quiero preocuparlos más, pero solo un milagro aunado a un voto útil histórico podría evitar que López Obrador no llegue a la Presidencia, cosa que veo casi imposible.

 

Pero no todo es malo, tranquilos, la buena es que aún hay tiempo para que como mexicanos se organicen y ahora sí, juntos, le hagan frente al gobierno autoritario que tienen en puerta, López Obrador llegará, pero mientras más unidos estén, más difícil será para su régimen coartar sus libertades.

 

Mi consejo para ustedes, hermanos mexicanos, es que desde hoy comiencen a organizarse en asociaciones comunes, en cámaras empresariales, sindicatos, grupos estudiantiles, etcétera, para que el daño en los próximos años sea aminorado, en Venezuela no lo hicimos, el triunfo de Chávez nos tomó por sorpresa y aunque la mayoría de los venezolanos repudiamos el régimen, estamos dispersos y desorganizados, que no les suceda lo mismo a ustedes. 

 

Ánimo, ni López Obrador, ni ningún otro político podrá robarles sus libertades si se mantienen juntos, al menos no su libertad de pensamiento y de culto, la que deberán defender con uñas y dientes.

 

Nadie experimenta en cabeza ajena, recuerdo cuando algunos de mis mayores decían: No nos va a pasar lo que a Cuba, Venezuela no es cuba, lo mismo pensó Bolivia, Perú y hoy hasta Estados Unidos, pero los populistas son sumamente seductores.

 

Como les dije, manténganse unidos, acérquense a su gremio ya sean estudiantes, empresarios, maestros o cualquier otra profesión u ocupación, sean ahora sí un país unido y atento, la pesadilla no será eterna, pero mientras más unidos estén, más fácil será el trago amargo.

 

Les estimo...

 

Carlos

 

http://arqing.ibero.mx/profesor/carlos-delgado/