Crucero Político
José Luis Loyo Ochoa

EL MAGNICIDIO SIEMPRE TRAE CONSECUENCIAS DESASTROZAS PARA QUIENES HACEN U ORDENAN ESAS ACCIONES DE MAL.       J. L. L. O. 

 

Veracruz, Ver. Mx. Ya en espacios de antaño hemos expuesto a ustedes nuestra relación con el fiando Luis Colosio Murrieta, una relación que empezó en la ciudad de Veracruz en la época de construcción de la joya que hoy es el Acuario porteño, y fue precisamente en esas fechas cuando el ya finado Colosio, siendo Senador de México vino a nuestra entidad a visitar, al entonces Gobernador Dante Alfonso Delgado Rannauro, quien le llevó a lo que en ese entonces era una obra en construcción para que viera, en la maqueta, lo que sería dicho Acuario, haciéndole saber que esa magnífica construcción era producto y deseo del Señor Fernando Gutiérrez Barrios, pero como por llamado del entonces presidente Carlos Salinas, quien le asigno en la Secretaria de Gobernación, él (Dante) quedó de sustituto en la gubernatura, y por lógica el proyecto del acuario le encomendado a su realización y su terminación.

Por esos años aún éste servidor reporteaba para un diario capitalino, motivo por lo cual busque la entrevista con el entonces Senador Colosio, pero ignorando que ese señor, por esos tiempos estaba subido en una Nube en el Olimpo, lógico el señor contesto a nuestra petición con un tono lejos de llamarse amigable, y éste servidor, acostumbrado a llamar las cosas por su nombre le hicimos saber que estaba en el limbo, que se bajara al planeta tierra y se pusiera como lo que era, un servidor público, subiendo el ánimo con el señor Colosio Dante se percató de lo que estaba por convertirse en discusión e inmediata intervención de él calmó los ánimos.

Vino después el destape del candidato priista para ir a la presidencia a suceder a Carlos Salinas, nos fuimos a la sede del PRI nacional y antes de que terminará el evento nos salimos y fuimos al área del estacionamiento, donde vimos el vehículo del candidato, al conductor le preguntamos si esa era la camioneta del candidato y, de adentro del vehículo una voz que nos dijo; José Luis Loyo Ochoa y acto seguido la luz interior de la camioneta se prendió, diciéndonos la persona de la voz; Pase amigo Loyo, yo soy Luis Colosio y ella es mi hija, hermana de Luis Donaldo, como es lógico mi asombro se reflejaba y el señor Colosio nos dijo a continuación, desde que usted puso a mi hijo en su lugar en Veracruz, todos sus comentarios y escritos los tenemos en Magdalena de Quino el mismo día que salen, mi hijo me cuenta todo y, cuando llegó a casa me dijo lo que allá en Veracruz un Veracruzano le había dicho, a lo cual le respondí, que bueno que alguien de allá te dijo la verdad, esa gente es como nosotros los del norte, no andamos con media tinta y decimos las cosas como son, sin adornos, de ahí que siempre que usted comenta en la radio o hace sus escritos nos lleguen a Magdalena el mismo día, por eso mi hija supo quién era usted.

Y dígame amigo Loyo cual es el motivo de ver a mi Hijo, entonces le dije a Don Luis que tenía el proyecto de hacer un diario de circulación nocturna, cosa que agradó al señor Colosio y me invitó a irme con ellos al hotel a donde el ya candidato tenía que ir.

Ni tardo ni perezoso acepte la invitación del padre de Luis Donaldo y me fui con ellos, ya en la suite, tomando café pude observar a Don Luis hablando por teléfono, no había aun la fiebre de celulares, casi a los dos de la mañana se abrió la puerta y al primero que vio Luis Donaldo Colosio fue a su servidor, yo, como correspondía le hable de “usted” y corrigió mi palabras para decirme que, como en Veracruz le hablara de “TU”, y que ya su padre había adelantado algo sobre mi proyecto, el cual le gustaba, que si el voto le favorecía y salía de presidente el proyecto se haría, pero que mientras empezara yo con una revista y le diera la publicidad a él, que fuera a las nueve de la mañana al PRI a verme con Fernando Ortiz el cual ya tendría instrucciones para atenderme.

Como es de suponer en punto de las nueve de la mañana el elevador se abrió en el tercer piso, en puerta de la oficina de Fernando se encontraba nuestro entrañable amigo Juanito Maldonado Pereda, diciéndome que ya me esperaba Ortiz Arana, ya sentados los tres Fernando me dijo que ya el candidato le había dado las instrucciones y que, como me había dicho, empezara con una revista dándole a él la publicidad, acto seguido le dio un cheque, a lo cual yo pregunte que donde cambiaría el documento, siendo Juanito el que me dijo que se lo endosara y el bajaría a cobrarlo para que yo terminará de platica con Fernando Ortiz. Juanito Maldonado subió pronto y salí a la estación de TAPO para abordar el ADO rumbo al puerto, a donde llegué para hacer una revista a la cual puse de nombre Crucero Político, enviándola a Magdalena de Quino cada quincena que era como salía en su inicio, huelga decir que manteníamos relación con el candidato vía teléfono al igual que con Don Luis, esa es la historia de Crucero Político con éste servidor, usted está en absoluta libertad de creerlo o dudarlo.

Y como siempre dejo a sus órdenes los modernos medios a servirle: http://Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.     Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   Twitter  @LoyoOchoa  Facebook (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) y su portal de internet en cual vino a sustituir esa revista impresa: www.cruceroplitico.com.mx  

Como podrá darse cuenta, si alguien sintió en verdad el magnicidio de Luis Donaldo Colosio Murrieta fue éste su servidor y amigo, ya que con su partida se fue extinguiendo lo que del priismo quedaba.

Muchas Gracias.