Crucero Político
José Luis Loyo Ochoa

 

CUANDO EN POLÍTICA SE CREE TENER AMIGOS A LA HORA DE LA VERDAD DESCUBREN SUS EQUIVOCACIONES QUIENES ESO CREYERON.      J. L. L. O.

 

Veracruz, Ver. Mx. En política los errores se pagan caros y cuando se cree que el que viene nos hicimos amigos, el despertar sin duda será doloroso. Existe una fábula atribuida a uno grande del ayer; ESOPO, quien entren su mucha literatura dejada existe esa fábula que se puede atribuir a todo lo que aún se sigue viviendo en éstos círculos actuales, y es la fábula de; El Alacrán y la Ranita, la cual estaba saltando a la orilla del lago, cuando llega el alacrán y le dice que él también quiere ir al otro lado de dicho lago, para lo cual pide a la ranita se suba a su lomo y así poder cumplir su gusto, la ranita le responde que no, que si ella deja subir a su lomo, cuando lleguen a la otra orilla él (el alacrán) la picará y ella morirá, pero el alacrán le jura y le promete que eso no pasará, que él no la picará, y ante tanta suplica esa ingenua ranita acepta que el alacrán suba a su lomo y salta al lago, pero antes llegar a esa orilla del lago el alacrán la pica, y la ranita a punto de morir le dice. Alacrán, tu prometiste y me juraste que no me picarías, a lo cual el alacrán le responde; Ranita, que quieres, soy un alacrán y así somos los alacranes, no pude evitarlo.

Por lo que ahora Ramón Poo viene mirando que, las promesas, saludos de mano y abrazos en público del ayer solo fueron los superficiales saludos que, en política se dan unos a otros, pero como en las películas esos saludos y abrazos son de mentiritas, la verdad sale a luz cuando ya, quienes salen no son útiles a quienes llegan, y eso será lo que ahora el alcalde saliente verá venir de parte del que ayer le brindara saludos y abrazos de amigos, hoy la situación ya no es la misma, son pasado y presente lo que ahora, quien creía haber hecho amigos, verá la triste realidad a la cual se ciñen todos en la política.

Ese tipo de situaciones son iguales a las que miramos entre los policías y sus soplones, mientras el soplón sirva a los intereses del policía serán amigos, pero cuando ese soplón deje de servir a los intereses del policía será aprendido y llevado a la cárcel, aunque para ello el policía tenga que inventarle los delitos, al fin que será la palabra del representante de la ley contra del soplón que vive en el hampa. Por lo pronto la paz y la tranquilidad de un Ramón Poo Gil será cosa del pasado, ahora tendrá la necesidad de, bien ampararse mediante la ley, salir a otro país donde no exista tratado de extradición, de eso estimado lector estamos más que seguros.

Como hemos visto la forma de declarar el ahora alcalde en funciones, habrá de irle a la yugular al alcalde saliente, y el ataque será por donde menos pueda esperarlo un  Poo Gil. Pero si el alcalde tiene ahora la incertidumbre de su futuro, el pueblo porteño no le queda a la zaga, ahora habremos de ir al montepío a ver qué cosa empeñamos para pagar el predial y el agua, y referente a ocho mil PANQUIMETROS lo habremos de tener, sin lugar a duda hasta la calle Circunvalación y quizá más allá, recodemos que ese negociazo lo dejó otro alcalde panista, aquel que metió a sus empleados de la tienda de calzones que quebró cuando quedo de alcalde.

Y cual si la alcaldía fuera su negocio particular, los dejó, en contubernio con la líder de ese sindicato del ayuntamiento, de base y sindicalizados a todos, incluso muchos de aquellos a los que dejó en el ayuntamiento ya son hasta pensionados por el mismo ayuntamiento, y ese ex alcalde fue el que, el último día de su pésima gestión nos dejó como prueba que es maestro en corrupción esa empresa llamada Zeus, la cual sin poder asegurar hasta socio le deben de haber hecho, y si ahora apenas lleva menos de 1500 panquímetros, pero tienen en su contrato autorización para poner OCHO MIL, muy pronto habremos de tener hasta la avenida Circunvalación sus pinches cajones ahuyenta turistas y lugareños, y como en su contrato ellos hacen lo que quieren, si ayer usted ponía dinero de más y se iba sin haberle usado, siendo aprovechado ese tiempo extra por el que llegaba a su lugar, ahora ese peso que quede de más solo será aprovechado por la empresa de ratas, ello porque quienes le ponen tiempo al panquimetro tienen que poner número de placas del auto.

Díganos usted si ese latrocinio no es de lo más ruin y, sobre todo descarado. Como podemos observar un DOS MIL DIEZ Y OCHO nos pinta a los porteños de lo más aterrador, ahora impuestos irán a las nubes y parquear su vehículo, en cualquier parte de nuestra ciudad será más caro de lo que nos podemos imaginar, y ojo, no dude que cuando usted acuda a la esquina donde esté la maquinita para pagar su panquimetro lleguen los buitres que ponen el cangrejo y, aunque usted diga fue a pagar a la maquinita le pongan su cangrejo inmovilizador sin más preguntas, ese riesgo correrán quienes ahora usen esos panquimetros.

Como podemos ir mirando amigos porteños, el año nos empieza mostrando como habremos de estar por el periodo del nuevo gobierno municipal, y serán cuatro muy largos años los que habremos de padecerlo.

Y por es cuánto tenemos en el tintero, dejándoles los modernos medios en aras de tratar de servirles con todo gusto: www.http//:crucero-politico.blogspot.com.mx Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    Twitter @LoyoOchoa  Facebook (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)   y su portal internet desde donde usted podrá sin cortapisas exponer sus quejas y/o atropellos; www.cruceropolitico.com.mx  y esperando serles útiles algún día quedamos a sus apreciables órdenes. Gracias.