Crucero Político
José Luis Loyo Ochoa

Partiditos van de carga maletas   

 

LA HISTORIA NOS REGISTRA QUE DE SIEMPRE EL DEBIL BUSCA ALIARSE CON EL FUERTE EN ARAS DE LLEVARSE UNAS MIGAJAS.          J. L. L. O 

Veracruz, Ver. Mx. Empecemos, como dijo el paisano, por el principio, el primer invasor de lo que hoy es México fueron los Aztecas, aquel pueblo de guerreros que, según registra los que hacen la historia, venían allende el Río Hudson, es decir, cruzaron desde Alaska hasta llegar al territorio que hoy conocemos como nuestro país, México, los aztecas subyugaron a los autóctonos de ésta tierra, a saber: Olmecas, totonacas, zempoaltecas y/o totonacas, los cuales eran oriundos de lo que después sería conocida como Tlaxcala, y otros pueblos más del altiplano, subyugando a éstos pueblos haciéndoles pagar tributo al pueblo azteca que, originalmente no conocían la agricultura ni otras formas de conseguir alimentos que no fuera mediante la recaudación esclavizando a los pueblo conquistados por ellos, quiere decirse que, el pueblo azteca vivía mediante esclavizar a los pueblos conquistados para  mantener a sus guerreros y sus familias, lógicamente a sus reyes y corte de esos reinos los cuales formaban, de alguna manera, su gobierno. El pueblo tlaxcalteca vivía manteniendo a los aztecas, sin apenas quedarse ellos con unos cuantos trigos para su manutención que día con día era menos.

Como pueblo débil ante el enemigo, la llegada de los españoles les brindo a los tlaxcaltecas la esperanza de sacudirse la esclavitud de los aztecas, dándoles a los españoles sus menguados ejércitos para combatir al azteca. LA historia nos  ilustra del triste resultado de esa ALIANZA, el fuerte que en éste caso lo fue el español jamás cumplió sus promesas de liberar al pueblo tlaxcalteca del yugo azteca y, sí en cambio sometió a los aliados bajo un nuevo y peor yugo.

LOGICO es pensar que usted, a estas alturas expresará que qué carajos tiene que ver esa parte de nuestra historia con la política actual, pero les diremos que si tiene que ver, y mucho, ahora la clase política ya próxima a desaparecer y por consiguiente, dejar de mamar de la ubre presupuestal, busca cual gambusino hacer la alianza con los partidos más poderosos, es decir, los partidos que están más arriba que los que ya ni votantes tienen, y que, según se marca en las leyes políticas, están próximos a ir con sus comparsas a otro baile, con otra orquesta pero sin charolas.

En Veracruz los cinco votos del perredismo le dieron el triunfo al partido azul, pero triste su cuadro, creyeron en la historia de los tlaxcaltecas y, al final del cuento siguen siendo los lame suelas del azul en aras de esperar que, el jefazo del azul les aviente el hueso ya roído para chuparle aunque solo sea el sabor de ese hueso, del partido del sol azteca solamente les viene quedando el nombre, pero de tanto sol ya hasta se deslavo el amarillo y va pintando de azul, inclinan la cerviz ante el amo azul y ni pío pueden decir, tiene prohibido abrir su bocaza si el amo no les autoriza unas palabras previamente escritas por ese amo. De nueva cuenta viene como en la vieja historia el hombre barbado y rubio, pero ahora moreno tirando a negro y pelos parados peinados con fijador para evitar se le paren en los mítines.

Ese nuevo salvador que les salvará, según él, de los tiranos, les hará igual a cuando llegan los españoles a salvar a los autóctonos del conquistador azteca, una vez que hayan sacado del castillo del príncipe a los actuales tiranos, los que se aliaron al nuevo amo sabrán que es amar a un Dios en tierra de herejes. Quienes hacen sus alianzas con los que tienen aún el poder, salen, al final de la contienda como cargadores de maletas, son personas que no tienen ningún derecho, incluso hasta para ir al baño tienen que pedir permiso al jefazo en turno y, lo único que lograron es mantener sus prerrogativas presupuestales para seguirse pegando a la ubre, misma que es del gobierno y, por ende, el que los mantiene.

Decepción es la que causan esos partiditos que hacen sus alianzas con los más fuertes, demuestran la carencia de un poder político que, para mantenerse con la charola deben de tener, quien en verdad manda y ordena en esas alianzas son los de los partidos fuertes, sostenidos por un liderazgo que, al igual que los partiditos, va menguando cada elección, pero como han demostrado más inteligencia y fortaleza que los advenedizos, siguen como el del cuento del enano de la montaña.

Ahora con la imposición que hace el actual gobierno que hace uso del poder para amedrentar a los medios de comunicación, volvemos a los tiempos del cacicazgo dictatorial, ya que, callando a los medios que somos los que damos a conocer al pueblo sobre las fallas del gobierno, este pueblo no sabrá quién falla en la orquesta, si una guitarra, un violín o la trompeta, con lo cual podrán hacer de las venideras elecciones que funcionen para y según sus intereses.

Y por hoy creemos ya nos estamos ganando premios en la actual lotería política muy a modo de los actuales conquistadores, por lo cual mejor le paramos y dejamos como siempre los medios para al menos tratar de servirles hasta la manera de no incomodar a quienes mandan: http://crucero-politico.blogspot.com.mx  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   Twitter  @LoyoOchoa Facebook (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) y su portal de internet desde donde, hasta nos deje el jefazo trataremos de servirles: www.cruceropolitico.com.mx  Y mil gracias.