Redes Sociales
Anonimo

Me cansé de que nos estuvieran robando. Pagamos impuestos para que nos vigile la Policía, pagamos a una empresa de vigilancia, cámaras y alarmas y le pagamos al vigilante del barrio.

Hace un mes dejé de pagar impuestos, suspendí el servicio a la empresa de vigilancia y al celador del barrio le dije que ya no le iba a pagar. Coloque tres banderas en la casa: una de Pakistán, una de Afganistán y otra negra (estado islámico).

Ahora nos vigila la Policia las 24 horas, el ejército sigue a mi hijo hasta el colegio, la Policía Federal acompaña a mi esposa hasta el trabajo, a mí  me sigue todo el día la Interpol, y a la casa no se arriman ni los testigos de Jehová.

Nunca habíamos estado tan seguros