Reportaje
Por Arturo Salgado

La Ley Orgánica del Municipio Libre ordena que los 212 alcaldes de Veracruz den a conocer, en el mes de diciembre, el estado que guarda la administración pública que representan.

La mayoría ya cumplieron, otros agendaron para este fin de semana, unos más informarán 29 y 30.

En el primer año de labores los alcaldes mostraron ya alcances en capacidad, trabajo y gestión a la ciudadanía que votó por ellos.

Los que actúan con responsabilidad, madurez, sensibilidad y tolerancia, están cumpliendo promesas de campaña de los primeros 12 meses de mandato.

Sin embargo, poder y dinero marean a inteligentes y enloquecen a pendejos, por lo tanto no faltan aquellos que se “transformaron” una vez sentados en la silla embrujada de palacio municipal, olvidando que llegaron para servir no para servirse.

Intensa labor social y obras muchas obras materiales se observan en municipios pequeños y medianos de la geografía estatal que manejan presupuestos raquíticos, nada comparados con partidas multimillonarias autorizadas para ciudades grandes, donde los alcaldes se han visto envueltos en escándalos vergonzantes por falta de experiencia para gobernar y administrar.

 

De los 20 Municipios que  en 2018 concentraron la riqueza presupuestal de 9 mil 377 millones 438 mil 898 pesos, 50 por ciento del total estatal, en su inmensa mayoría los alcaldes fueron más sombras que luces.

 

Tres ejemplos:

Veracruz puerto (PAN), con  un presupuesto de mil 456 millones 608 mil 597 pesos, el más alto del estado, el municipio que cumple 500 años en abril de 2019, se encuentra en el peor de los abandonos oficiales; el palacio municipal asqueroso y sin pintar, calles y avenidas llenas de hoyancos por toda la ciudad y permanentes noches de penumbras por carencias en el alumbrado público.

 

Xalapa (MORENA), la capital, con el segundo mayor presupuesto del estado, mil 121 millones 498 mil 532 pesos, enfrenta la peor administración municipal de su historia, semanas atrás fue convertido en el cochinero más grande de México por la falta de un basurero dónde depositar los desperdicios de la ciudad. El alcalde Hipólito Rodríguez Herrero, hombre de aulas, con altos grados académicos, hasta este año que termina es calificado como persona inepta para gobernar.

 

Coatzacoalcos (MORENA), segundo puerto en importancia en Veracruz, con un presupuesto de mil 034 millones 119 mil 660 pesos, el tercero más alto, es otro ejemplo de fracaso administrativo. Inseguridad pública, escándalos mediáticos por relevos continuos de funcionarios municipales, despilfarro de dinero en publicidad, paro de labores por incumplimiento de pagos laborales, de aguinaldos y demás prestaciones, han marcado la ineptitud del alcalde Víctor Carranza Rosaldo.

 

 

  Y mientras habitantes de las grandes ciudades tuvieron un año de pesadillas en desarrollo social, los de otros municipios con presupuestos inequitativos, constatan el trabajo de las autoridades locales. Bajo esta óptica, existen presidentes municipales que no necesitarían entregar informes de labores porque todos los días dejan evidencias de trabajo.

 

En Teocelo, tierra del dios Tigre, con sólo 43 millones 990 mil 174 pesos, el alcalde Mario Antonio Chama Díaz, demostró las ganas de trabajar para sacar de la marginación a su pueblo. En sólo 11 meses logró impulsar al municipio a mejores niveles de progreso y bienestar para la gente. Los que menos tienen son su preocupación principal. Por ello realizó acciones de gran impacto social que por décadas estuvieron ausentes. Pese a la herencia maldita que recibió con deudas y obras fantasmas, el maestro Chama está demostrando que cuando se quiere se puede. Es de los pocos ediles que dona integro su salario para becas de estudiantes de nivel básico. En Teocelo ya despertó el dios Tigre.

 

San Juan Evangelista (PAN-PRD), está gobernado por Andrés Valencia Ríos, ganadero y productor agrícola que desde años atrás su meta fue ser presidente municipal. En 2017 participó por la alcaldía  y alcanzó el sueño. Con 95 millones 752 mil 951 pesos de presupuesto para 2108, el alcalde avanza en el cumplimiento de las peticiones ciudadanas recibidas en campaña. Con una población en su mayoría rural, el municipio presenta muchas necesidades, sin embargo, Andrés toca las puertas necesarias para bajar recursos que generen beneficios para la ciudadanía. El año que termina fue de muchas satisfacciones, capitalizó los objetivos de obra pública y de acciones sociales trazadas, nos dicen. Valencia Ríos es hombre de campo, sabe las necesidades de su gente.

  

En Texistepec (PAN-PRD), el ingeniero Saúl Reyes Rodríguez, con 59 millones 894 mil 330 pesos, cumplió las metas que se propuso para 2018. Los alcances logrados están a la vista y al servicio de todos, los dio a conocer en su primer Informe. Bajo el lema de campaña “Un gobierno más cerca de ti”, Saúl es alcalde por segunda vez, conoce el oficio de gobernar y los caminos que debe seguir en la federación para conseguir la autorización de proyectos financieros que generen trabajo, productividad y progreso para el municipio. Vienen años de cambios y progreso para Texistepec.

 

En Juan Rodríguez Clara (PAN-PRD), Sergio Manzur Navarrete, es otro alcalde que también recibió una “herencia maldita”, su antecesora se llevó todo, no dejó ni sillas para sentarse en la oficina de presidencia. Pese al quebranto millonario de Amanda Gasperín en la cuenta pública 2017, documentado por el ORFIS, a todos sorprendió que diputados de la Comisión de Vigilancia de la Legislatura anterior (que son investigados), “limpiaran” el desfalco patrimonial de la ex alcaldesa, ahijada del ex gobernador Fidel Herrera. Cargando deudas que cubrir, el doctor Manzur no se quedó atado de manos y con 101 millones 566 mil 624 pesos de presupuesto entrega resultados y beneficios a su pueblo en el primer año de labores. También alcalde por segunda ocasión, Sergio busca empresas que inviertan en su municipio para detonar fuentes de empleos que tanta falta hacen, la siembra y producción de piña no alcanza para todos. El doctor ha manifestado que 2019 será un año de muchas realizaciones.

 

En Cosoleacaque (PRI-PVEM), Cirilo Vázquez Parissi, continúa la gran obra social comenzada hace 7 años cuando fue alcalde por primera vez y que continúo su hermano Ponciano en el cuatrienio 2014-2017. Es hijo del legendario Cirilo Vázquez Lagunes, el amigo y benefactor de los pobres en el sur del estado. Del padre heredó la convicción de trabajar y servir a los que menos tienen. Cirilo conoce el municipio, así como  carencias y necesidades más apremiantes de la gente, por eso en su segundo periodo al frente del Ayuntamiento, ataca de raíz las causas que originan desigualdad y marginación sociales. Sumando Voluntades y con un presupuesto de 278 millones 230 mil 490 pesos, Vázquez Parissi concretó en 2018 acciones nunca antes vistas que benefician y transforman a Cosoleacaque.    

   

Así, entre porras de alegría de quienes acertaron en la elección de su presidente municipal, de lamentos y maldiciones de los que equivocaron el voto y llevaron al poder a inútiles y sinvergüenzas, transcurre el primer año de labores de los 212 alcaldes veracruzanos.

 

Todo lo anterior sucede en medio de un gobierno estatal confuso, que anda hecho pelotas y no termina de acomodarse.  

Hasta la próxima. 

Escribanos su comentario: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.