Prosa aprisa
Arturo Reyes Isidoro

Qué historias. ¡Ah! Qué merequetengue político al iniciarse las campañas de candidatos a diputados federales, ayer.

De entrada, llama la atención que el gobernador Cuitláhuac García Jiménez no logró colocar a nadie de los suyos como candidato plurinominal en la lista de la tercera circunscripción a la que pertenece Veracruz.

Ayer, antes de escribir este texto, chequé de nuevo la lista en la página web oficial de Morena y no solo no aparece algún cuitlahuista sino ni siquiera algún veracruzano moreno.

El hecho nos habla de dos cosas: que el dirigente nacional Mario Delgado le pasó la factura al gobernador por no haberlo apoyado para que llegara a la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional y tomó venganza porque apoyó, en cambio, a Porfirio Muñoz Ledo, dejándolo fuera de su lista, lo que, por otra parte, nos está diciendo que el buen Cuitláhuac no tiene ninguna fuerza política en la cúpula nacional de su partido. ¡Paf!

Pero el miércoles 31 de marzo, en el lugar número 15 de una lista de 40 aparecía la síndica con licencia del ayuntamiento de Xalapa, Angélica Ivonne Cisneros Luján, integrante de la Comisión Nacional de Encuestas de su partido, quien apareció solo unas horas en el listado. Ayer, el espacio del número 15 continuaba en blanco. ¿Por qué la quitaron?

Me dieron una versión: que seguramente la están “apretando” porque es la más férrea opositora a que el senador Ricardo Ahued Bardahuil sea el candidato de su partido a presidente municipal y que es quien encabeza (con otras fuerzas atrás de ella) y mueve al morenismo radical para tratar de impedir que el empresario y exalcalde obtenga la candidatura.

Que su argumento es que sabe que el maestro Ahued trae un acuerdo con la senadora panista Lilly Téllez, quien el 14 de abril del año pasado renunció a las filas de Morena por “diferencias de criterio” y se brincó a las filas blanquiazules, a las cuales llevaría al empresario xalapeño si obtuviera la candidatura y luego la alcaldía.

En esas andan cuando faltan ya solo 60 días para las elecciones.

Ayer, mientras que la alianza Veracruz ¡Va! (PAN-PRI-PRD) inició campañas con una fuerza digna de llamar la atención, pero además con unidad dentro de su diversidad, en Morena, o más bien dicho en el cuitlahuismo, andan agarrados del chongo disputándose las candidaturas a la diputación local.

Un caso que ejemplifica lo anterior es la disputa por la candidatura de Misantla, en la que están enfrentados el presidente de la Junta de Coordinación Política, Juan Javier Gómez Cazarín, y el subsecretario de Finanzas, Eleazar Guerrero Pérez.

Mientras que el de Hueyapan está promoviendo y apoyando al empresario Rubén Darío Carrasco Mora, el de Jilotepec trae como su gallo al alcalde con licencia de Vega de Alatorre, Román Bastida Huesca. Seguramente el “dirigente” de Morena en el Estado, Esteban Ramírez Zepeta, los meterá al orden. Mmmjú.

Y que mete el choclo el Gober

¡Uf! Y Como si todavía le hiciera falta algo más al cuitlahuismo y a Morena en Veracruz, el sábado 3 el gobernador, seguramente por desconocimiento de la normatividad electoral y porque Ramírez Zepeta no lo asesora bien, subió al presídium de un acto que encabezó en Lerdo de Tejada a la candidata a diputada federal por Los Tuxtlas, Paola Tenorio Adame, o sea, violó abiertamente la ley electoral.

Resulta que la señora es diputada federal con licencia y candidata al mismo cargo, y su balconeo o muestreo (el propio gobernador subió las imágenes en sus cuentas de las redes sociales) ante cañeros constituye un acto anticipado de campaña, pues estas debían iniciar oficialmente el día 4.

Así que la oposición armó de inmediato una denuncia que presentará ante los tribunales no solo contra la candidata sino contra el mismo gobernador ya que como funcionario no debía haber hecho lo que hizo.

Buen inicio de candidata morenista

Por el lado de Morena, acaso lo mejor que tuvo ayer fue el inicio de campaña de su candidata a diputada federal por el distrito IV de Veracruz, Rosa María Hernández Espejo, quien, de hecho, salva el arranque de las campañas del partido guinda.

La exfuncionaria de la Secretaría de Bienestar en la delegación estatal, ante una considerable multitud que se congregó en el parque del Infonavit Los Volcanes ofreció consolidar el proyecto de Nación del presidente López Obrador.

Mostró oficio y experiencia política y demostró por qué la dirigencia nacional de su partido la postuló. Rosy, qué duda cabe, que sí sabe de esto, trae a una experimentada operadora de medios y de imagen, Elie Ramírez Rueda. Su mano se dejó ver ayer.

En Xalapa urbano, buena fórmula

Buena fórmula, inimaginable hasta hace tres años, es la que integran los candidatos a diputados federales, propietario y suplente, por el distrito de Xalapa urbano, Américo Zúñiga Martínez, del PRI, y Agustín Basilio de la Vega, del PAN.

Ambos tienen experiencia tanto política como administrativa, son xalapeños reconocidos y, además, Agustín tiene una gran aceptación entre la feligresía católica del municipio, lo que los va a fortalecer.

A ellos hay que sumarles el candidato por el distrito de Xalapa rural, Adolfo Mota Hernández, y el candidato a alcalde, David Velasco Chedraui. Morena tendrá que realizar un verdadero prodigio para derrotarlos.

El equipo de Américo mostró ayer también un buen manejo de prensa. Está operando Luis Cabañas, un joven con oficio.

“Vamos a ganar, conservadoramente, 14 diputaciones”

En el primer día de campaña, pregunté anoche a un estratega y politólogo de la coalición Veracruz ¡Va! cuántos distritos electorales federales creen que van a ganar. Me respondió que “conservadoramente” 14 de los 20. No titubeó.

En mi opinión, por lo que percibo a ras de tierra, a diferencia de hace tres años, Morena ya no va a barrer. Enfrenta a una oposición unida, como nunca, y una división interna, por más que traten de dar la imagen de que están jalando parejo. Se encuentran en pleno proceso electoral sin tener siquiera una dirigencia estatal formalmente constituida.

En tres años han perdido ya una parte del gran capital político que lograron en 2018 y siguen sin tener candidatos propios competitivos. Para este proceso han tenido que recurrir a externos, algunos panistas, otros priistas. Hasta donde el columnista tiene información, hay muchas personas, que en la pasada elección se les sumaron, que ahora dicen abiertamente, que, si ven que se hunde ese barco, están listos para pasarse con los opositores.

Tres años después, de ser esperanza pasaron a ser decepción, desencanto.

Sigo sosteniendo que la “ley garrote” (ahora se la aplicaron a unos jóvenes de Orizaba) vino a consolidar a la oposición panista-priista-perredista. La sacaron en el momento más inoportuno.

Cuando vieron que se la aplicaron a Rogelio Franco, si es que había alejamientos, dudas, titubeos de las diferentes corrientes de los tres principales partidos opositores, entonces todos se re-unieron sin reservas. El jueves pasado, operadores políticos me comentaron que los buscaron para que se sumaran a fin de operar para Morena en Xalapa. Se negaron rotundamente. No confían en ellos. Operan ya para la oposición incluso con sus propios recursos.

A estas alturas cabe preguntar qué lograron que los beneficiara con la aprehensión de Franco. Solo lo convirtieron en víctima y en bandera política e hicieron que la oposición se fortaleciera. Les falta el gran operador político, alguien que sepa.