Redes Sociales
Anónimo

En su mañanera el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador de

manera orgullosa y con bombo y platillo da la siguiente noticia: María, una

joven madre Chiapaneca, ha bautizado a sus recién nacidos gemelos, con los

nombres de Andrés Manuel y México.

 

Honrado por esta circunstancia, López Obrador decide hacer una visita a la

mamá como muestra de su agradecimiento por la distinción.

 

Al llegar a la casa de María, encuentra a esta dando pecho a Andresito

Manuelito.

 

El Presidente de la República fiel a su estilo reitera constantemente su

agradecimiento y pregunta de manera insistente a la joven madre de los

gemelos:- “¿Dónde está México, el hermanito de este precioso glotón que no

deja de mamar?”

 

María le responde:- “México desde hace un buen rato está con los ojos

cerrados, profundamente dormido”

 

Extrañado por la respuesta, el Presidente de la República tiene la osadía

de aconsejar a la mamá que lo despierte y así él tendrá la oportunidad de

verlo.

 

La respuesta de María deja anonadado al Presidente de la República:- “Señor

Presidente, no le aconsejo despertar a México, porque tan pronto México

abra los ojos… 

 

¡Andres Manuel dejara de mamar!”