MAREA ROJA.
J.J. CASTILLO.

El slogan político que durante su campaña presidencial lo llevó a cabo el actual Ejecutivo federal Andrés López Obrador tuvo el éxito deseado, pues su triunfo en las urnas electorales fue un hecho jamás visto en la historia política de nuestro país. El pueblo harto de tanta corrupción e impunidad votó para que esto terminara.

Desafortunadamente, ya en el ejercicio de sus funciones los actuales empleados del gobierno en sus tres niveles han traicionado ese pensamiento presidencial, que si bien el primer mandatario de la nación pretendía llevar al pie de la letra para hacerle llegar al pueblo la certidumbre del buen actuar de su gobierno, personajes que por sentirse favorecidos por un gramo de amistad que tienen con el actual mandatario federal hacen hasta lo imposible por descarrilar el proyecto presidencial del político de Macuspana, Tabasco.

Para muestra basta un botón, desde hace más de dos años los habitantes de la zona metropolitana Veracruz-Boca del Rio y Medellín de Bravo, representados por el Movimiento Civil Independiente MOCI por sus siglas, a cargo del luchador social, ingeniero Oliver Olmos Cabrera, tienen una encarnizada lucha en contra la empresa brasileña Grupo MAS, empresa, responsable de distribuir agua potable a los municipios mencionados, agua que sea de calidad del consumo humano, tal como lo establece una de las principales cláusulas de la citada concesión otorgada por las dos anteriores administraciones municipales y la del estado a cargo de Javier Duarte de Ochoa.

En su peregrinar por buscar el bien común de que la población de la zona metropolitana en mención, reciba en sus domicilios y negocios el agua, de calidad para el consumo humano Olmos Cabrera y su movimiento ha sido presa de obstáculos y amenazas con el fin de que abandone la lucha y deje a la población en garras de la citada empresa que  independientemente distribuye agua contaminada y en algunas partes de los municipios en mención hasta con heces fecales, sin dejar de omitir los precios excesivos y de que la cobran por metro cuadrado de construcción y en algunos casos la tazan en consumo de 15 metros cúbicos mensuales equivalente a QUINCE MIL LITROS mensuales que consume el usuario que tiene la suerte de no pagar por metro cuadrado. 

Las denuncias se encuentran por millares en la delegación de la Procuraduría Federal del Consumidor delegación Veracruz, lugar donde vive prácticamente, el Ingeniero Oliver Olmos Cabrera dándole trámite a dichas quejas, a su vez el lugarteniente de dicha organización el Profesor Jesús López Peña acudió a la Secretaria de Salubridad del Estado de  Veracruz a buscar que dicha instancia emitiera un documento de la calidad de agua, que por obviedad está contaminada en donde se levantó una minuta el día 17 de Febrero del año en curso en la sala de juntas de la Dirección General de Política Regional.

Para sorpresa del grupo del MOVIMIENTO CIVIL INDEPENDIENTE, los empleados gubernamentales firmaron dicha minuta, donde la Secretaria de Salud a cargo de Roberto Ramos Alor quien presume una cercanía con el Presidente de la República concluye que el agua que llega a los hogares no se observa evidencia de riesgos sanitarios en la red de agua suministrada por los diferentes sistemas involucrados, lo que quiere decir que el pueblo está equivocado, pero los empleados que firmaron dicho documento, son los equivocados y juegan con la salud y economía de tres municipios, eso es, MENTIR Y TRAICIONAR al pueblo que de estas acciones ya está hasta la madre. 

AL TIEMPO.

Escribeme al correo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.