MAREA ROJA
J. J. CASTILLO

  

Ante el programado rebrote del CORONAVIRUS en el municipio de Veracruz, el ayuntamiento a cargo de Fernando Yunes Márquez ordena el cierre peatonal de la avenida Independencia donde se encuentran bares y cantinas.  

El cierre peatonal consistía en cerrar la circulación de vehículos en una calle de viernes a domingo, donde desde la tarde noche los irresponsables daban rienda suelta a sus bajas pasiones embriagándose y bailando hasta las primeras horas del día siguiente, hecho criticado duramente por la sociedad pensante e inteligente. 

En esta acción de autorizar esos bacanales en plena pandemia, mal mortal que azota al mundo, caben tres factores, el abuso de poder, la avaricia y la irresponsabilidad.  

El abuso del poder es de parte del ayuntamiento que preside el panista Fernando Yunes Márquez que por llevar las contras al gobierno del estado, cuya responsabilidad recae en el ingeniero Cuitláhuac García Jiménez, quien desde un principio de este terrible mal recomendó el cierre de negocios que no fueran esenciales y de primera necesidad en los principales centros de las ciudades, es decir los bares y cantinas no tenían porqué abrirse, hasta en tanto no se extermine este terrible contagio.  

La avaricia de los propietarios de bares presionó y convencieron a las autoridades municipales, bajo un obvio acuerdo, argumentado que se encontraban al borde de la quiebra, por lo que se tenían que recuperar en sus ya quebrantadas finanzas, aun a costa de la salud de la sociedad.  

La irresponsabilidad fue de unos especímenes que les importó un bledo la salud de sus familiares y vecinos, al asistir a esos bacanales, viernes, sábado y domingo a perderse en el alcohol y el bailongo, sin guardar las recomendaciones de la SECRETARIA DE SALUD del gobierno federal, que es  la sana distancia, uso de cubrebocas, pero ya bajo los influjos del alcohol, ni usaron el cubre-bocas ni guardaron la sana distancia, en cambio se cruzaron los pescuezos, bailando o bien abrazándose con quien encontraban a su paso, como si no se hubieran visto por muchos años.  

Estos tres factores dan como resultado de que el municipio de Veracruz,  según la Secretaria de Salud hay 9,538 casos confirmados, 1179 defunciones y 1213 sospechosos de este terrible mal del corona-virus y su zona conurbada deberá entrar la población en su respectiva cuarentena para evitarse contagiarse de esta terrible pandemia que resulta inverosímil que por unos estúpidos la vida de los que en realidad tenemos la necesidad de salir a trabajar dependa de un hilo.

Por ello, en las próximas elecciones debemos de razonar nuestro voto y depositarlo en las urnas para todo aquel que vele por nuestro bienestar y no más de lo mismo, Veracruz necesita un verdadero líder para salir adelante, porque de caprichos, ineptitudes y latrocinios el pueblo está hasta la madre. 

 AL TIEMPO.