MAREA ROJA.
J.J. CASTILLO.


Mientras todos los integrantes de los partidos políticos dan todo de sí para quedar bien con la población, por el próximo proceso electoral que se avecina, el panista Fernando Yunes Márquez, alcalde del municipio Veracruz, hace lo imposible en ganarse la antipatía hacia su persona y del instituto político que lo abandera.


En claro reto en contra de la sociedad les declara la guerra al expresarles que los anticonstitucionales retenes recaudatorios seguirán, a pesar del descontento social generalizado.
En esta época preelectoral en que se tiene que tejer fino para no lastimar a la ciudadanía, Fernando Yunes Márquez se ha empecinado en mantener activados esos puntos de revisión de documentos de automovilistas y pretender en que se regularicen en estos tiempos de difícil situación económica para todas las clases sociales


Los puntos de revisión que establece tránsito municipal en nada contribuyen a que la inseguridad que azota a la zona metropolitana Veracruz -Boca del Río disminuya, aún en que esta lucha en contra de la sociedad se ha sumado el alcalde de Boca del Río Humberto Alonso Morelli.


Si de seguridad se tratase, Humberto Alonso Morelli, debería señalizar las calles del municipio con el respectivo sentido de circulación, ya que todas estas vías son de doble sentido sin que exista preferencia alguna, lo que ocasiona incertidumbre al conducir un vehículo por el temor de provocar un accidente, eso es seguridad vial y no dedicarse como su vecino Fernando Yunes Márquez a revisar documentos y de no traerlos en regla meterles la grúa, con el consabido cobro más que excesivo para su liberación.


Más bien Boca del Río parece es una población sin cultura vial, por la circulación caótica que presenta en la mayoría de las calles en doble sentido, ya ni Paso de Ovejas,un municipio pequeño y pobre, pero donde el tránsito vehicular es de acuerdo a los ordenamientos viales.


Claro que esto significa trabajo y tiempo y no reditúa egresos para las arcas municipales, las bolsas de los funcionarios y de las empresarios de grúas que cobran las tarifas no autorizadas por el gobierno del estado, aunque así lo externe el alcalde Humberto Alonso Morelli.


Será capricho de Fernando Yunes Márquez y de Humberto Alonso Morelli alcaldes de Veracruz y Boca del Río respectivamente, instalando retenes recaudatorios que son violatorios al artículo 16 Constitucional.


O será de que su futuro político inmediato lo ven gris como ha sido su manera de gobernar y ven todo ya perdido, como para que estén agraviando a la población porque no se le puede dar otra lectura, de estos dos alcaldes militantes del Partido de Acción Nacional, que a últimas fechas se han dedicado a sepultar aún más a su instituto político y de que la sociedad está muy irritada y esperan el próximo proceso electoral para pasarle la factura a ese instituto político porque la población de tanta impunidad ya está hasta la madre. AL TIEMPO