Columna 33
Carlos Lucio Acosta

        

                   VERACRUZ .(México).- Y abrió la tumba de la corrupción institucional.

                   La vocal de la Comisión de Gobernación, puso el dedo índice en la llaga pestilente de la complicidad y el engaño político.

                   La secretaria de la Comisión de Gobernación no se anduvo por las ramas de la sumisión, del elogio pactado o de la indiferencia negociada.

                   Pidió en la tribuna legislativa explicar el paradero de 4 mil 640 millones de pesos, de los cuales, 40 formarían parte de fideicomiso para afectados por el más reciente temblor telúrico y los 4 mil 600 millones de pesos restantes, destinados a cubrir estragos causados por el coronavirus.

                   La también presidenta de la Comisión de Atención y Protección de Periodistas en el congreso local, documentó que en base a la resolución del consejo general del Instituto Nacional Electoral (INE), el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), jamás entregó ni un solo peso a la integración del citado fideicomiso.

                   La autora de la columna política  “Al Aire…”, publicada habitualmente en páginas del diario Notiver, editado en la ciudad, municipio y puerto de Veracruz, estuvo de acuerdo en el ajuste de cien millones de pesos al presupuesto de partidos políticos.

                   La diputada María Josefina Gamboa Torales, dejó algunos cabos sueltos en la demanda formulada en el seno del congreso local.

                   Si sumamos los 40 millones de pesos del presunto fideicomiso, los cien millones restados al presupuesto de partidos políticos y los 4 mil 600 millones de pesos puestos en la mesa de la dirección general de los Servicios de Salud de Veracruz (SESVER) y de la secretaría de Salud (SS), hacen un total de 4 mil 740 millones de pesos.

                   Y si a los 4 mil 740 millones, añadimos los 90 mil millones de pesos, producto de créditos bancarios contratados durante los recientes ocho meses del 2020 por el gobierno de Veracruz, suman la tentadora cantidad de ¡¡¡ 94 mil 740 millones de pesos!!!

                   Las preguntas obligadas, ¿en dónde se encuentran esos jugosos recursos financieros? ¿en alguna cuenta bancaria a plazo fijo generando abultados intereses mensuales?¿desviados a tareas totalmente ajenas a las designadas?¿en determinada bolsa de ahorro para utilizar en operaciones electorales del 2021?

                   Es el momento de que las chicas y los chicos de la llamada Cuarta Transformación (4-T), expliquen la inversión de cada centavo, de cada peso y de cada billete, con documentos en mano.

                   Este tipo de maniobras pueden restar credibilidad y confianza a todo aquello que huela a representantes del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), en el cambio de ayuntamientos, diputados locales y federales.

                   La manoseada monedita del yo te miento y tu me crees, gira en el aire viciado de la izquierda veracruzana.

         Lástima.                

 

 

Sólo para tus ojos . . .

 

                   Y con tanto dinero en el bolsillo, ¿no pueden comprar Etóposido, medicamento aplicado en tratamiento oncológico a niños en el Hospital Infantil de Veracruz?