Columna 33
Carlos Lucio Acosta

VERACRUZ (EUM).- El subejercicio está de moda en Veracruz.

Leamos cuál es el encanto de la demanda y el embrujo de la práctica en municipios y en el estado.

La partida presupuestal que no se ejerce se le llama subejercicio en el mundillo torcido de la administración pública.

Y el recurso financiero no utilizado dentro de su tiempo y forma, se debe reintegrar a la secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Y aquí es donde la marrana no solo tuerce la cola, sino también las patitas, junto con sus respectivas pezuñas.

El estado y municipios, regresan el dinero tal y como lo presupuesta Hacienda y Crédito Público, salvo casos en los que inviertan determinada cantidad en obra pública sujeta a comprobación.

Y aquí es donde la marrana y también el marrano agachan la cabeza y enseguida levantan la cola.

Mientras el recurso económico permanezca en el banco asignado por Hacienda y Crédito Público (SHCP), genera intereses, los cuales no incluyan cuando se pide la devolución del capital.

¿Qué camino toman los réditos producidos en tres, seis, ocho meses o un año? Depende del porcentaje fijado por la banca comercial.

Expertos en la materia consultados por el reportero estiman que las asignaciones del gobierno federal y municipios y estado, para cubrir obra pública, salud, educación, seguridad y transporte, por citar un ejemplo, desarrollan un doble juego.

Primero, la federación asigna; segundo, municipios y estado reciben, bajo la consigna no escrita de no invertir, sino de poner a trabajar el capital y ganar intereses; tercero, después la federación reclama la devolución sin exigir réditos, los cuales toman dos rutas: uno, canalizan a un fondo para la compra de votos en elecciones intermedias del 2021 y dos, reciben gratificación por no usar el recurso en necesidades sociales apremiantes como la compra de medicamentos a la niñez veracruzana.

¿Y el dinero concentrado por Hacienda? La secretaría tiene la facultad de reasignar partidas en obras que estime más convenientes.

En este punto se maneja la hipótesis de reforzar bolsa millonaria destinada al éxito de candidatos de Morena en elecciones intermedias de diputados federales, diputados locales y ayuntamientos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador teme perder el control de la mayoría en la cámara alta, en legislaturas locales y ayuntamientos.

El mandatario vende dos imágenes a la población: la primera, envía recursos a obra pública a sabiendas de que no serán utilizados y la segunda, ayuntamientos y gobernador aparecen como servidores públicos irresponsables por no utilizar recursos de partidas federales asignadas.

Se supone que aquellos municipios y estado que no empleen los fondos, les reducirán participaciones al año siguiente como prueba de castigo, lo cual no sucederá.

Los que prometieron no pervertir el voto ciudadano se preparan para hacer lo contrario.

A esta altura Andrés Manuel López Obrador no cuenta con el respaldo de los 30 millones 113 mil 483 votos, ni Cuitláhuac García Jiménez con un millón 667 mil 239 sufragios que los llevaron al poder constitucional en las elecciones del primer domingo de julio del 2018.

La capacidad de convocatoria del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), se desgaja.

La popularidad de los dos va en picada… 

 

Sólo para tus ojos . . .

 

 

Los Periodistas deben estar lo más cerca posible del pueblo y lo más distante posible del poder. Andrés Manuel López Obrador. ¡Punto!