Prosa aprisa
Arturo Reyes Isidoro

En mi opinión, socialmente responsable el propio presidente de la Asociación de Agentes Aduanales de Veracruz, Ramón Gómez Barquín, informó que su hija Fernanda, quien llegó de España el jueves pasado, dio positivo en la prueba de COVID 19 coronavirus.

Otro conocido porteño, Salvador Barbes Navarro, detonó el caso el domingo pasado al reproducirlo en su cuenta de Facebook para aclarar que no era una hija suya la enferma. Aclaró:  “… subí (la información) de otro papá que lo está dando a conocer para confirmar que sí hay casos en Veracruz…”. El otro papá resultó ser Gómez Barquín.

El también Director de Operaciones de Grupo Veracruz de la empresa automotriz GOMSA aclaró que la idea de hacer público el caso de su hija, de común acuerdo con ella, con su esposa y con el médico que la diagnosticó, era para “hacer conciencia que esto es real, existe y somos todos los que podemos ayudar a que no se vuelva una epidemia crítica que no pueda ser controlada en nuestra comunidad”.

Dio a conocer que desde que su hija llegó “ha estado mayormente en aislamiento pero es una realidad que hay cada vez más casos en México y Veracruz”, informando que: “Ella se encuentra bien y sin síntomas gracias a Dios y hoy que recibimos los resultados (el viernes 13, según una copia del resultado de Laboratorios Lister que publicó el lunes el diario Notiver) nos hemos puesto todos en aislamiento”.

“Les pido procuren aislarse ustedes y sus familias los próximos días y tomar las medidas necesarias. No es un mito ni solo sucede en otros lugares o países. Por favor hagan conciencia. Saludos. Ramón Gómez Barquín”, concluyó.

El empresario Gómez Barquín no desmintió su texto ni la copia del resultado del laboratorio.

No obstante la confesión de parte, el secretario de Salud, Roberto Ramos Alor, no le dio valor al diagnóstico con el argumento de que los laboratorios privados ni alguna otra institución no están autorizados a realizar las pruebas y dijo que no serían válidas hasta que ellos mismos las practicaran, que el seguimiento se da en el Laboratorio Estatal de Salud Pública.

En la columna de ayer dije: “Me asalta la duda. ¿Por qué solo en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río-Medellín así como en Alvarado suspenden las clases a partir de este martes?”

“¿Porque tienen puerto y aeropuerto en el área y temen que les llegue por mar o por aire más pronto que al resto de los municipios? ¿O porque ya tienen casos confirmados? Es cierto, se dijo que como medida preventiva ante casos sospechosos. Las autoridades no deben dejar de mantenernos informados. Ayer en el puerto como por arte de magia sus calles se vaciaron y la ciudad lucía semivacía”.

Por la mañana tuve una respuesta extraoficial: que por los contenedores que llegan al puerto, lo que no es creíble porque entonces hubieran suspendido clases también en Tuxpan y Coatzacoalcos, puertos que reciben también las grandes cajas metálicas.

Hasta anoche el Gobierno del Estado seguía negando que hubiera algún caso en Veracruz.

En medio de la crítica situación, ayer trascendió el cese del director de Atención Médica de la Secretaría de Salud, Mario Alberto Amat Traconis, quien habría sido sustituido por Alejandro Rey del Ángel Aguilar, quien era director del Centro de Alta Especialidad “Dr. Rafael Lucio”. Oficialmente no se confirmó ni se desmintió el trascendido y tampoco se dio alguna información al respecto.

Al cierre de esta columna, anoche el presidente Andrés Manuel López Obrador sostenía una reunión de trabajo con el gabinete legal y ampliado en Palacio Nacional, aunque no se sabía cuál era la agenda pero se esperaba que tratara sobre el problema del coronavirus.

DIF Estatal, ¿caso vivo?

Sin venir al caso y en plena crisis por la pandemia de coronavirus, la exdirectora del DIF Estatal Veracruz, Verónica Aguilera Tapia, convocó ayer a conferencia de prensa en un café de Boca del Río.

Aquello resultó un verdadero parto de los montes: distrajo a los reporteros, quienes luego tienen cosas verdaderamente importantes que hacer, para salir a decir que renunció a la dependencia por proyectos personales y no por malos manejos, y que tiene la conciencia tranquila.

La mujer reaccionó 18 días después luego de que desde el 29 de febrero la echaron del cargo en medio de señalamientos por malos manejos de recursos al grado que el propio gobernador Cuitláhuac García tuvo que ir a instalar a una administrativa de sus confianzas.

Ayer mismo, al caer la tarde, “Prosa aprisa” supo que fue destituido el Subsecretario de Egresos de la Secretaría de Finanzas y Planeación, Pabel Pazos Rincón, señalado en 2019 de estar involucrado en un manejo irregular de contratos para beneficiar a una empresa de negro historial para surtir leche al DIF Estatal, entonces a cargo de Aguilera Tapia, caso en el que también se involucró al entonces director administrativo de la dependencia, Héctor Fernando Ruz Santamaría, su principal allegado.

Por aquel escándalo, el 1 de junio del año pasado se manejó la versión de que habían cesado de su cargo a Pazos Rincón, pero finalmente permaneció en su puesto, sin que se aclarara realmente su situación.

Una versión que tuvo esta columna entonces es que había sido el propio secretario de Finanzas y Planeación, José Luis Lima Franco, quien había parado el negociazo al darse cuenta en su calidad de comisario de la Junta de Gobierno del DIF, de lo que habría informado al gobernador Cuitláhuac García, de quien era su representante en el organismo.

¿El cese por la tarde fue la respuesta a lo declarado por la mañana?

Y mientras, Cuitláhuac va por Morena

Una baja más en el gobierno cuitlahuista se dio también ayer cuando presentó su renuncia Esteban Ramírez Zepeta al cargo de coordinador de asesores del gobernador Cuitláhuac García Jiménez para buscar la dirigencia estatal de Morena.

Aun cuando podrían inscribirse otros interesados para la contienda interna, se da por hecho que él será el nuevo dirigente y con ello el gobernador controlará todo el proceso selectivo de candidaturas para la contienda electoral de 2021.

Más adelante ampliará comentarios sobre el tema.

Héctor Yunes, institucional, defiende a Ebrard

No obstante que ha venido siendo crítico del gobierno federal, el diputado federal e integrante de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, Héctor Yunes Landa, actuó ayer en forma institucional y salió a apoyar al canciller Marcelo Ebrard en su confrontación que tuvo con el presidente de El Salvador Nayib Bukele, quien acusó sin pruebas al gobierno mexicano de haber permitido el vuelo de un avión con doce infectados con coronavirus con rumbo a su país.

“Lamentable que el revanchismo político de @nayibbukele esté por encima de la sensatez y gratitud”, publicó Yunes Landa en su cuenta de twitter, al tiempo que sugirió que “si Bukele es tan digno, que devuelva los 30 mdd que AMLO le dio de nuestros impuestos” (se refería a un apoyo de 30 millones de dólares que le habría dado en junio del año pasado en Chiapas para crear 20 mil empleos en su país).