Columna 33
Carlos Lucio Acosta

 

                   VERACRUZ (EUM).- No hay causas sin efecto.

                   El gobierno del estado jamás tensará la cuerda del arco en contra del abogado, político, empresario, hombre de negocios y autor de libros sobre temas constitucionales, que se desempeñara como gobernador de Veracruz y más tarde cónsul de los Estados Unidos Mexicanos en Barcelona, España.

                   Los motivos no son del orden político, económico y social, menos cultural o religioso y ni de broma de corte científico o tecnológico, sino de agradecimiento con sesgo de complicidad personal, amparado en la corrupción institucionalizada.

                   Primero, todo empezó en fiesta familiar en donde una prima del actual gobernante murió ahogada en su propio vómito provocado por el consumo excesivo de alcohol y auxilio médico fuera de tiempo.

                   Segundo, para evitar la intervención de la agencia del ministerio público, el médico forense, el proceso de investigación y presencia de reporteros de nota roja, el entonces diputado local por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), Atanasio García Durán, presidente de la mesa directiva del congreso de Veracruz, pidió al gobernador en turno Fidel Herrera Beltrán, becara a su hijo en la Universidad de Hamburgo, Alemania, con estancia doctoral equivalente a un diploma, mientras las aguas de presunto escándalo regresaran a su nivel.

                   Tercero, meses después el congresista solicitó al gobernante una plaza para su hijo en la Facultas de Ingeniería de la Universidad Veracruzana, la cual es otorgada bajo presión ejercida por el gobernador Fidel Herrera Beltrán y el director del Área Técnica de la UV, Walter Luis Sáinz González, sobre el rector Raúl Arias Lovillo (www.claudiaguerrero.mx, 6.octubre.2019).

                   Dieciseis meses antes por órdenes directas del entonces gobernador Javier Duarte de Ochoa, el rector de la Universidad Popular Autónoma Veracruzana (UPAV), Andrés Blancas Prtilla entrega el título de doctor en Investigación Educativa a don Atanasio García Durán, sin sinodales, para ocupar plaza en la Facultad de Pedagogía de la Universidad Veracruzana (UV) y mejorar su situación económica (www.libertadbajopalabra.com, 24.junio.2018).

                   Lo anterior pone en claro el por qué en las barridas con escoba hacia atrás el polvo del gobernante Cuitláhuac García Jiménez, solo toca de refilón a Javier Duarte de Ochoa y a Fidel Herrera Beltrán, pero concentra su furia apocalíptica al bienio de Miguel Ángel Yunes Linares, del Partido Acción Nacional (PAN).

                   A estas alturas el de Soledad de Doblado tenía hospedados en el Centro de Readaptación Social (CERESO), de Pacho Viejo, congregación del municipio de Coatepec, a varios exservidores de dudosa reputación en los gobiernos de Duarte de Ochoa, Herrera Beltrán y Alemán Velasco.

                   Sin embargo, en el curso de catorce meses el gobierno del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), no cuenta con ni una sola detención de presuntos implicados en delitos contra el desvío de recursos del erario público.

                   A ese pacto bajo las sábanas de seda se debe de que en cargos administrativos de segundo y tercer nivel en adelante se encuentran recomendados de Alemán Velasco, Herrera Beltrán y Duarte de Ochoa.

                   El presidente Andrés Manuel López Obrador en la conferencia de prensa mañanera del trece de enero del 2020, dijo sobre el expediente de Duarte de Ochoa, “…no hay impunidad, ni arreglos…No hay negociación en estos casos lo que se hace es que se aplica la ley y se tienen que devolver los fondos”.

                   Es de lamentar que el gobierno de Veracruz lleve la contraria al jefe del ejecutivo federal. Y en política eso es grave. El horizonte del estado se ve de un fuerte color grisáceo, con olor a sepultura.

                  

Sólo para tus ojos . . .

 

                   ¿Hasta cuándo darán a conocer resultados de auditoría interna sobre nepotismo, impunidad, aviadores y el paradero de más de mil títulos con la firma falsificada del rector de la Universidad Popular Autónoma Veracruzana (UPAV), Guillermo Héctor Zúñiga Martínez? 

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.