BREVES DE AGUARENA
Juan Salomón

Increíble pero cierto, como diría Ripley, “un tribunal federal otorgó un amparo al ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, resolución que ordena dar trámite al recurso de apelación que interpuso y con el cual pretende echar abajo la sentencia de 9 años de prisión dictada en su contra en 2018”.

El juez de control debe dar trámite a la apelación para que un Tribunal Unitario se pronuncie sobre su admisión, sin necesidad de ordenar su ratificación, pues con las manifestaciones hechas por el quejoso, queda de manifiesto que no es su intención desistirse.

“Los magistrados coincidieron en manifestar que sí procede amparar a Duarte para el efecto de que el juez de control del Centro de Justicia Penal Federal en el Reclusorio Norte, Marco Antonio Fuerte, reponga el procedimiento y dé trámite al recurso de apelación”. Hasta aquí la información oficial difundida este jueves.

Esto no significa que la liberación del ex gobernador sea inminente. Todavía falta, el próximo año tal vez pueda salir de la cárcel para disgusto de muchos (ahí te hablan Yunes Linares) y alegría de su familia y sus cuates.

Este reportero duda que Duarte salga pronto del reclusorio… pero quién sabe, en este país todo puede suceder, hasta lo más absurdo o inverosímil. Lo que sí es casi seguro es que esta navidad y año nuevo permanecerá aún tras las rejas del Reclusorio Norte de la Ciudad de México.

Para miles de veracruzanos, Duarte robó millones de pesos cuando fue gobernador. Él ha repetido que es inocente, que no tiene dinero y que casi casi vive en la pobreza. ¿Ustedes le creen?