De la redacción
Anonimo

*Padres de familia niegan que haya sido enfrentamiento

 

Orizaba, Ver.- Ernesto y Román Pérez González de 33 y 30 años fueron los hermanos que murieron en manos de la Policía Municipal de Orizaba. 

Se dijo que los hermanos no eran delincuentes ni tampoco enfrentaron a los uniformados.

Uno de ellos, salió de convivir en un antro de la ciudad y los policías notaron que conducía en estado etílico y lo querían detener, pero este emprendió la huida hacia su vivienda en sur 39 y Colón Oriente. 

Cómo pudo bajó de la camioneta Jeep Patriot y corrió hacia su casa, los policías lo alcanzaron y dispararon. El joven cayó herido de bala, como pudo se arrastró y fue ultimado a balazos.

Al oir los disparos, su hermano salió de su hogar en paños menores y al momento de pisar la calle, los policías lo asesinaron.

Esta es la versión que ha dado a conocer el abogado de la familia Pérez González.

Los padres de los infortunados: Luz María González González y Román Pérez Martínez director de la secundaria Ignacio de la Llave de esta ciudad, señalaron a la Policía Municipal de haber asesinado a sus hijos a la entrada de su vivienda.

Ambos, piden justicia y la intervención del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares y castigo a quienes cegaron la vida de sus hijos, ambos hombres de trabajo.