Scotland Yard
<Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.>

Al término de las precampañas e inicio de las denominadas intercampañas, resulta indiscutible que el efecto AMLO en Veracruz tiene sin discusión alguna en primer lugar al aspirante de MORENA a la gubernatura del estado, Cuitláhuac García Jiménez.

Aun sin considerar las encuestas que colocan a Cuitláhuac 11 puntos arriba del azul-perredista, Miguel Angel Yunes Márquez, hijo del gobernador, y quien se ha estancado en las preferencias electorales, Cui (Para los cuates) es quien resulta el principal beneficiado de la marca MORENA y AMLO.

Cuitláhuac está muy por arriba en todas las encuestas serias que se han levantado de norte a sur en el estado de Veracruz al termino de la pre-campaña electoral. 

Le pese a quien le pese el candidato de MORENA es puntero en todas las mediciones, y todo parece indicar que esa tendencia la conservará de aquí al 1 domingo 1 de julio, lo que lo llevará a ganar la gubernatura de Veracruz, pese a todo el mar de lodo que se vendrá encima por parte de un desesperado Yunes Linares.

Cuitláhuac va por 1.3 millones de votos de cara al antecedente electoral de haber alcanzado su partido, MORENA, en la última elección 810 mil votos. Es decir, el trecho para alcanzar la gubernatura está más cerca que nunca de cara al voto de castigo contra el PAN de Miguel Angel Yunes Linares, dados los nefastos resultados en su mini gobierno.

Cuitláhuac va a la cabeza y muy probablemente mantendrá ese perfil rumbo al primero de julio, día de la elección, dado que no es atrapable, manejable o comprable el voto silencioso que es más efectivo que el corporativo del PAN o el PRI juntos.

Por eso es que a Cuitláhuac los periodicazos y las columnas (Yunistas) le hacen lo que el viento a Juárez. 

Al candidato de MORENA ni siquiera le interesa Pepe Yunes. Es más su lucha electoral tampoco será contra Miguel Angel Yunes Márquez, a quien apoda el “Bodoque”, sino contra el papá del chamaco, el gobernador del estado. Quien metido de lleno como operador político del hijo está descuidando gobernar, y tiene a Veracruz sumido en una terrible crisis de inseguridad y desaceleración económica como nunca antes se había visto, vaya ni con Duarte se veían tan pobres resultados.

Hoy por lo pronto no puede escapar al morbo colectivo del señor Yunes Linares en caso de que llegue AMLO a la silla presidencial. 

Con esa famosa carpeta azul ya en manos de la PGR, y bajo las ordenes de López Obrador, Yunes le haría compañías Duarte tras las rejas en menos de lo que canta un gallo.

Si gana Lopez Obrador, sin lugar a dudas ese lugar en el Reclusorio Norte estará reservado exclusivamente para el corrupto de Yunes Linares, y de paso su hijo también tendría que rendir cuentas sobre su riqueza inexplicable siendo tan sólo 2 veces alcalde de Boca del Río, y delegado de Oportunidades en el estado de Veracruz allá por el año 2012, acumuló una fortuna incuantificable al día de hoy.

Sin duda tanto el Padre como el Hijo, podrían pasar a ser dentro de pocos meses como dice el famoso dicho, “Los Carniceros de hoy, serán las Reses del Mañana”.