PLANA MAYOR
Gaudencio García Rivera

Increíble. Los precandidatos aliancistas a la gubernatura de Veracruz, Cuitláhuac García y Miguel Ángel juñior, han sido pobres en propuestas y pactos con la sociedad civil.

Dominan más las entelequias y quimeras.

Curiosamente, las precampañas en los Mass Medias han sido escuálidas, famélicas y magras, pero los cortesanos y partidarios los colocan con los cuernos en la luna para el primer domingo de julio.

Como si los ciudadanos de a pie los obnubilaran los cuentos de los “engañabobos”. Los iluminados, pues. 

La paradoja. El precandidato de enfrente, del búnker del vapuleado y desmadejado y otrora partido hegemónico, el  PRI de José Yunes Zorrilla, ha sido el más viable con propuestas reales y tangibles, según los encuestadores, aparece en el último lugar de las preferencias electorales.

Verdad, media verdad o mentiras- fake news en inglés-, la auténtica percepción está en manos de los votantes quienes decidirán el futuro y destino de Veracruz.

Un destino diferente al del depredador Javier Duarte y su cofradía, curiosamente una fracción de la oligarquía protegida por el rijoso góber aliancista con pactos inconfesables en los drenajes del poder público. 

Un camino sí más generoso, diferente al fake news del aliancista pueril y cleptocrático de Miguel Ángel Yunes Linares.

Los votantes anhelan un Veracruz más justo, más empleo, más sólido el aparato productivo, menos migración, combatir de fondo el infierno de la inseguridad pública, la corrupción, la impunidad, el tráfico de influencias, la sucesión gubernamental por el mal llamado 'derecho de sangre'.

¿Será esto una entelequia? ¿Quién o quiénes en realidad están en el tobogán? Este domingo cuando terminen las compañas internas de los precandidatos a la gubernatura de Veracruz, los cuasi candidatos y futuro tlatoani, no deben echar campanas al vuelo porque las encuestas de las preferencias electorales suelen ser traicioneras.

Y si no pregúntenselo al tabasqueño AMLO que en el 2012 de ir en la cresta con un cómodo puntaje en las preferencias y simpatías de los votantes, por su soberbia e indolencia, cayó al segundo lugar de las preferencias y a la postre en la derrota histórica.

Sirva de lección en Veracruz para aquellos que actúan bajo el síndrome de Hybris y creen que la gubernatura la tienen ya en la bolsa, por el sólo hecho de llevar oprobiosamente el “derecho de sangre”.  

Comentarios a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@12hrsver