Prosa aprisa
Arturo Reyes Isidoro

“Todavía no son los tiempos”, fue una frase recurrente con la que vino respondiendo el senador José Francisco “Pepe” Yunes Zorrilla cada vez que se le preguntaba sobre su aspiración a ser el candidato del PRI a la gubernatura del Estado.

Todavía no los son pero ya casi los son: ayer por la tarde, durante una larga entrevista que concedió a Joaquín López Dóriga y que se transmitió en vivo por Telefórmula, el dirigente nacional tricolor Enrique Ochoa Reza confirmó que la convocatoria para Veracruz se emitirá en la segunda semana de este mes, o sea, la próxima semana.

Dijo que en consecuencia quien pretenda inscribirse para participar en el proceso interno deberá renunciar al cargo o a la representación que tenga, por lo que podrán contarse ya con los dedos de las manos los días para saber quién de los senadores aspirantes, Pepe Yunes Zorrilla o Héctor Yunes Landa solicitará licencia para dejar su escaño en el Senado.

Luego de que se vio cómo el presidente Enrique Peña Nieto resolvió la virtual candidatura de quien podría sucederlo sacrificando y disciplinando al Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong para favorecer al de Hacienda José Antonio Meade, esto es, para llegar con un candidato único, no se ve que el método vaya a diferir en Veracruz.

Así, o será Pepe o será Héctor, pero seguramente el altiplano no va a permitir más la competencia que hasta ahora, en buena lid y en forma civilizada, se ha venido dando al interior del PRI porque Yunes Landa decidió disputarle la candidatura a su “sobrino” putativo.

Conforme a la liturgia del Revolucionario Institucional, no tardará en llegar a tierras veracruzanas el nuevo delegado o la nueva delegada del Comité Ejecutivo Nacional para operar con las corrientes locales a efecto de emitir la convocatoria, sacar a un candidato único, pero también para ir preparando el cambio de la dirigencia estatal, esto ya en acuerdo con quien resulte favorecido.

Ochoa Reza confirmó también que será en la primera semana de enero cuando se emita la convocatoria para elegir a los candidatos a diputados federales y a senadores, los que en el caso de Veracruz seguramente serán palomeados por el Presidente en acuerdo con el candidato presidencial y con el visto bueno del dirigente nacional y del candidato a gobernador.

Esta misma semana saldrá la convocatoria para designación de candidatos a gobernadores de Jalisco, Guanajuato, Yucatán y Tabasco, así como para el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, que aunque no dijo quién será, López Dóriga le insistió en el doctor José Narro Robles y Ochoa Reza no dijo que sí pero tampoco que no.

Estamos, pues, por lo que hace a nuestro Estado, prácticamente en la víspera del parto y, ya sabemos, vendrá todo un alboroto porque a los priistas los distinguen, entre otras cosas, los globos, las bandas de guerra, las matracas, los mechudos y los ensordecedores silbatos de los ferrocarrileros.

Sólo el PRI con contienda interna

Corremos a toda prisa rumbo al fin de año y la efervescencia política electoral, aunque bajo el agua, ya está a todo lo que da.

Hay cosas que me llaman la atención, como el hecho de que resulta que el partido político más criticado por antidemocrático resulta que ahora es el más democrático, hasta donde esta afirmación puede tener un alcance práctico.

Porque mientras que en el PAN-PRD tan pronto el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares ganó la gubernatura en 2017, en ese momento determinó que el candidato a sucederlo sería su hijo Miguel Ángel. El dedazo se mantiene firme y ya sólo es cuestión de formalizarlo en reunión de consejeros panistas.

Por el lado de Morena, el domingo el diputado federal Cuitláhuac García Jiménez declaró a Claudia Montero del portal alcalorpolitico.com que el fin de semana que viene se registrará como precandidato y que hay consenso para que su candidatura salga por unanimidad, lo que no es más que una manera elegante de decir que lo determinó así el “dedito” de Andrés Manuel López Obrador.

En el PRI en cambio aunque se afirma que el senador José Francisco Yunes Zorrilla será el seguro candidato, puede ser que así ocurra pero en tanto ello no suceda el otro senador, Héctor Yunes Landa, está desatado y en pleno trabajo proselitista por todo el Estado porque tiene la firme creencia de que él será de nuevo el abanderado.

O sea, Héctor le está disputando en serio a Pepe el derecho a ser el candidato del PRI y cada uno hace labor en forma fiel al estilo que los caracteriza: uno haciendo ruido mediático y no bajando el nivel de su crítica al gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, el otro en forma más discreta aunque efectiva, “bajando” y llevando recursos federales a los más diversos sectores de la vida económica de Veracruz.

Lo cierto es que ambos, con la legitimidad que les da su cargo como legisladores de la Cámara alta del Congreso de la Unión, como exdirigentes estatales de su partido y como exaspirantes a la candidatura a gobernador desde hace dos administraciones anteriores, han recorrido una y otra y otra vez la entidad y aunque no se enfrentan abiertamente y afirman que existe un acuerdo entre ellos, lo cierto es que Héctor quiere arrebatarle la candidatura a Pepe.

Esa lucha interna, de baja intensidad pero cierta, le da un tinte democrático al proceso priista y resulte quien resulte el candidato la participación abierta de ambos legitimará al favorecido, y al que no, le dejará la buena imagen de haber perdido en buena lid, lo que para nada le será deshonroso.

Será por convención de delegados

Hay un detalle, por cierto, que quedó establecido ya en su momento pero que se dejó pasar  entre tanto ruido mediático por la guerra de porras que se desató entre féminas tricolores: que en el Consejo Político del pasado 25 de noviembre se determinó que el procedimiento electivo para la postulación del candidato será la convención de delegados, pero para nada se habló de que se decidirá por encuestas.

Esto porque el aspirante Yunes Landa ha insistido en que se elegirá con base en encuestas, pero el máximo organismo ya se pronunció y no lo consideró.

La que viene será una batalla electoral inédita, con el gobernador Yunes apoyando abiertamente a su hijo Miguel Ángel, Andrés Manuel López Obrador haciendo lo mismo con Cuitláhuac, y José Antonio Meade a Pepe o a Héctor, tres fuerzas verdaderamente poderosas que ofrecen buenas opciones al electorado.

Pepe, ¿trata de evadir la bufalada?

En lo inmediato, para el jueves de esta semana está programado el informe de labores del senador Yunes Zorrilla, cuyo formato será totalmente diferente a todos los anteriores que se caracterizaron por actos masivos en el World Trade Center de Boca del Río.

Se dijo que “para honrar la demanda ciudadana que exige de sus representantes austeridad en tiempos de crisis, este acto… se llevará a cabo a través de Internet y redes sociales, evitando con ello un dispendio que ofende a los veracruzanos, y aprovechando las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías de la información”, y que el informe será transmitido de manera digital el 7 de diciembre a las 6 de la tarde a través de www.pepeyunes.com

No dudo que se trata de ser austeros y de aprovechar las nuevas tecnologías de la información, pero también la decisión pudo haber sido para evitar una bufalada en torno y sobre Pepe cuando se sabe que es broder del posible futuro Tlatoani priista, y que tiene altas posibilidades de ser el candidato del tricolor a la gubernatura del Estado.

¡Uf! El internet lo pone a salvo de que lo magullen o hasta le quiebren una costilla (cosa de recordar que a Fidel Herrera le sucedió cuando era candidato) de tanto abrazo y de paso pone a salvo su cartera, tanto para que no se la bajen en el tumulto como para no erogar tanto gasto en el alquiler del WTC, la escenografía, los mechudos, matracas y silbatos de los acarreados, perdón, de los militantes, los lonches para éstos (dos pambazos, un plátano, un boing y una naranja), el alquiler de transportes, en fin.

Pepe entra, así, a las ventajas de la era digital, lo que hace pensar que, como si algo más le hiciera falta a la prensa, tampoco con el priista habrá una sóla línea pagada de publicidad. Los “tiempos modernos”, como se tituló una de las célebres películas de Charles Chaplin.

Dentro de esta semana ya con bastante interés político, el sábado 9 tendrá lugar la asamblea ordinaria de la Asociación Política Vía Veracruzana, que se celebrará en un hotel de Xalapa a partir de las dos de la tarde, que se acompañará con una comida también austerona. La reunión la encabezará el guía moral de Vía, Felipe Amadeo Flores Espinosa, y una cosa se puede adelantar ya: la agrupación apoyará al candidato del PRI a la gubernatura. El priismo, pues, empieza a cerrar filas.