Redes Sociales
Anonimo
 
 
Imagen: Fotomontaje Realidades, AMLO-Mujica, cortesía AFP
 
Realidades. – El expresidente de Uruguay, José Mujica se ha convertido en un símbolo de la austeridad y de buen gobierno para el mundo. El ex mandatario sudamericano transformó los paradigmas políticos con su extrema y ejemplar forma de vivir en una granja a las afueras de Montevideo y su famoso Volks Wagen.
 
La trayectoria y calidad moral de José Mujica ha sido reconocida por diversos líderes mundiales y sobre todo ha inspirado a cientos de jóvenes sobre la forma en la que se debe ejercer el poder en el mundo desde una visión ética y de servicio, que se aleja de la tradicional y lucrativa forma de ejercer el poder político en el mundo globalizado.
 
Pepe Mujica comenzó su visita en México en la Universidad Autónoma de Baja California donde se presentó el libro de dos periodistas uruguayos titulado; “Una oveja negra al poder” que documenta el mandato del exguerrillero al frente del Uruguay.
 
El ex mandatario uruguayo envió un fuerte mensaje desde su llegada a la Ciudad de Tijuana donde colaboró con voluntarios mexicanos que diariamente ayudan en la ardua tarea de asistir a los miles de refugiados haitianos (calculados en 10 mil personas) que se encuentran varados en la frontera con Estados Unidos esperando poder acceder de forma legal al sueño americano en una silenciada catástrofe humanitaria que los medios no abordan.
 
Según el medio de comunicación uruguayo El Observador, fue en la ciudad fronteriza donde el partido MORENA, de López Obrador contactó a la comitiva de José Mújica para programar un acercamiento entre ambos líderes políticos para impulsar la imagen de AMLO junto a la figura internacional de Mujica, sin embargo, además de llevarse la negativa de Pepe Mujica, también se ha llevado una tremenda crítica constructiva con el coloquial lenguaje porteño de Uruguay.
 
José Mujica señaló que respetaba a la López Obrador, pero mantenía diferencias en la praxis política, ya que AMLO; “hace una política basada en sueños y utopías. El verdadero hombre de izquierda es de acción.
 
Con todos sus años en la política mexicana no se sabe de grandes obras que haya hecho por el bien de la gente. Solo anhela cumplir a como dé lugar su aspiración presidencial. En la izquierda se piensa a nombre de todos, no de sí mismo.” (sic Mujica)
 
Para Pepe Mujica, López Obrador se ha quedado en el terreno de la retórica y las palabras, por lo que le ha faltado “acción social” a su movimiento.
 
Esta reflexión de Mujica, se suma a la crítica que realizó su amiga, la escritora Elena Poniatowska a López Obrador donde lo calificó de terco y ensimismado. (¿Cuándo AMLO ha servido comida “hombro con hombro” a refugiados o a mexicanos?)
 
La legendaria honestidad de AMLO ha sido recientemente cuestionada después de que dejara fuera de su declaración patrimonial; Los dos (2) departamentos en Coyoacán que documentó el famoso diario estadounidense, The Wall Street Journal  y la declaración verbal que hizo al periodista Ciro Gómez Leyva donde señaló que cobró miles de dólares por Conferencias y que finalmente no las presentó en su declaración de ingresos (3/3). (Por cierto, Mujica brindó serie de Conferencias en México de forma gratuita)
 
Esta reflexión de Mujica, como referente del pensamiento de la izquierda latinoamericana, debe cimbrar a los seguidores del lopez-obradorismo y ejercer el pensamiento crítico sobre su líder moral que ha cometido errores en la dirección de un proyecto político que les pertenece a millones de mexicanos y que no puede concentrarse en las decisiones de una sola persona.
 
La izquierda mexicana debe de evolucionar y ejercer un pensamiento crítico sobre sus liderazgos y no perpetuar el mesianismo-caudillista característico en MORENA. Es una realidad que López Obrador es el máximo líder de la izquierda mexicana, pero también es momento de ejercer un cambio generacional y fortalecer los institutos políticos de la izquierda mexicana sin radicalismo extremo que permitan concretar el triunfo de la disidencia política en el país.
 
El mensaje de Mujica es contundente y esperemos que retumbe en los oídos de toda la izquierda mexicana en aras de construir un movimiento político que obtenga el triunfo en 2018.